Cocina meditarranea y japonesa con nombre propio


En la década de los ochenta, un grupo de jóvenes artistas apostaron por un nuevo movimiento cultural. Madrid fue el escenario de una corriente con carácter, capaz de romper con todo lo establecido.

Ese movimiento ha resurgido pero esta vez con la gastronomía como protagonista. Propuestas novedosas y creativas con denominación de origen ocupan las calles de la capital.

Bacira, con escasos meses de vida, lucha por formar parte de esa lista de imprescindibles. Su cocina, de corte mediterránea y con influencias japonesas y peruanas, apuesta por el producto de temporada.

Cuenta con un espacio luminoso distribuido en una sola planta. Predomina la madera y los tonos claros, mezclando elementos rústicos y vintages. 










Tienen diferentes tipos de lámparas, todas muy chulas con diseños originales.



En la zona de la entrada hay una mesa de bobina con las cartas y una cubitera con vinos. Nos encantó la mesa y la idea.




La carta que proponen los chicos de Bacira tiene claras influencias internacionales, prima la cocina de fusión con toques personales. Tiraditos, ceviches, niguiris… son algunos de los platos que podemos encontrar. La mayoría pueden pedirse en media ración, lo que nos vino muy bien para poder probar más cosas.

Siempre cuentan con un apartado "fuera de carta" que va variando cada poco tiempo y en el que incluyen nuevas creaciones. 

La carta de vino tiene muchas referencias, algunas de ellas se salen de lo común y buscan apostar por nuevos proyectos. 




¡Y por fin vamos al grano! Mientras ojeábamos la carta nos trajeron un aperitivo. Consistía en una crema de remolacha con yougurt griego, huevas y cebollino. Un comienzo suave y refrescante, donde las huevas aportaban un sabor a mar que nos gustó.


Guiadas por Eric, un camarero encantador, decidimos pedir todo para compartir. 

Primero empezamos con un gazpacho de cerezas con helado de jengibre y tartar de langostinos. Nos gustó mucho la mezcla del tomate con la cereza y el toque de jengibre. Al igual que el aperitivo nos resultó muy refrescante y ligero.







Continuamos con foie, vainilla, chocolate blanco y brotes. Una mezcla consistente y muy dulzona. Venía en una taza grande de café, acompañado de pan de carasau. En esta ocasión tuvimos que pedir la ración entera ya que no hay posibilidad de pedir media.  No fuimos capaces de terminarla, nos resultó empalagosa. 


Anguila ahumada con ricotta, manzana, tomates secos, brotes tiernos y quinoa crispy fue lo siguiente. Fue uno de los platos que más nos gustó. La anguila estaba limpia y con un ahumado suave. Un plato con diferentes texturas y sabores que resulta muy agradable a la vista y al paladar! 


Hacemos un breve paréntesis y nos detenemos en el pan. Crujiente por fuera y esponjosos por dentro, con semillas de amapola. Nos gustó mucho.


Terminamos el apartado salado con el plato estrella de la noche. Albóndigas guisadas de rabo de toro con puré especiado de patata. Tremendas. No son las típicas albóndigas, se trata de la carne desmenuzada y envuelta en un finísimo rebozado, todo ello con un ligero toque ahumado con sarmientos y una textura melosa deliciosa. La presentación tampoco se queda corta… ¡mirad qué chulada!






El punto nostálgico de la noche lo puso el postre con la versión del "Drácula". El famoso helado de los 80 con corazón de fresa y cobertura de cola. Nos gustó mucho la idea y el postre, el sabor era exactamente igual. Un final en la línea de los platos anteriores, suave y refrescante. 





Defendemos los proyectos cargados de ilusión y esfuerzo y precisamente eso es lo que derrochan sus tres socios y cocineros: Carlos, Vicente y Gabriel. Los tres salen de los fogones de Nikkei 225, donde decidieron emprender y embarcarse en este nuevo proyecto.

El trato fue excelente, atento y divertido tanto por parte de Carlos, como por Eric. Nos gusta que terminen los platos delante del comensal y que sean explicados, un punto muy a su favor. 

Sin duda os recomendamos que conozcáis Bacira, una cocina joven, con técnica e ideas.  

Salimos a 25 euros por persona con cuatro copas de vino.





Bacira

Calle del Castillo, 16 Madrid

Precio medio por persona: 25-35 euros

Aquí os dejamos su web , facebook y twitter







1 comentarios:

  1. Que tal! buen día, paso para mostrar mi producto, son tres diferentes tipos de salsas Gourmet, son salsas naturales y 100% Mexicanas están exquisitas!
    Las salsas son las siguientes:
    Dolce morita: Salsa dulce de uva pasa poco picante, excelente para acompañar con baguettes, carnes frías y quesos.
    Cacahué: Salsa muy picante de cacahuate y chile de árbol, su consistencia cremosa es excelente para cocinar y/o acompañar quesadillas, mariscos, pescado, ceviche, pollo o hasta carne asada.
    Manabané: salsa dulce y picante de mango con habanero excelente para cocinar y/o acompañar quesos empanizados, capeados, carnes blancas, etc.

    Las recomiendo están exquisitas, dejo mis redes sociales para que las visiten. saludos!
    www.facebook.com/spicyadama
    www.spicyadama.com

    ResponderEliminar