Degustaciones sorprendentes y diversión asegurada en una atmósfera inigualable


Esta semana os recomendamos un lugar de esos que te dejan un recuerdo que agrada los cinco sentidos. Te impacta visualmente ya desde la puerta y te invita a entrar por el ambiente y el buen rollo de la gente. Una vez dentro, sus camareros te atrapan con su amabilidad y cuando llega la comida terminas por enamorarte de este peculiar local. Bienvenidos a Sala de Despiece.

Exterior del local
La decoración va acorde con su nombre. Toda la actividad del bar gira en torno a una barra que va de extremo a extremo del establecimiento y que simula ser la típica tabla que se utiliza para despiezar la carne, de hecho está hecha del mismo material. Los clientes pueden situarse a ambos lados de la barra. Por otro lado, las paredes y el techo están hechos con las tradicionales cajas en las que se transportan los alimentos que llegan a grandes mercados como Mercamadrid. Sin duda una decoración atípica y totalmente rompedora.

Decoración: barra y paredes


Cada uno de sus detalles decorativos ayudan a crear ese ambiente característico del típico puesto de mercado. Los cuchillos de despiece, las botas, los ganchos para colgar la carne, los productos frescos a la vista... Aquí todo suma y contribuye a crear una velada singular.

Detalles decorativos y productos frescos

Los camareros saben cuidar bien de cada cliente dándole un trato personalizado. De hecho, nada más llegar te ayudan a hacerte un hueco en la barra, te preguntan por tu nombre y a partir de ese momento te tratan como si te conocieran de toda la vida. 

Tiene una carta compuesta por raciones para compartir en la que abunda el buen producto de mercado, como carnes, pescados, mariscos o vegetales con denominación de origen. Todas ellas elaboradas con toques muy particulares. La carta se divide en varias columnas: producto, elaboración, ingredientes, procedencia, peso y precio.


Carta










Mientras leíamos la carta al dedillo nos trajeron de aperitivo unas patatas fritas con polvo de tomate y langostinos.


Patatas fritas con polvo de tomate y langostinos




A la hora de pedir nos dejamos aconsejar por uno de los camareros y empezamos con el chuletón. Estaba simplemente espectacular, pero no sólo por lo sabroso, sino también por su corte, los ingredientes que le acompañaban y la forma de prepararlo. Y es que se trataba de un chuletón en carpaccio con tartufata, tomate rallado y sal maldon. El camarero te enseña  cómo mezclarlo todo y hacer un rollito con la carne.


Chuletón en carpaccio con tartufata, tomate y sal maldon: 9 euros


Continuamos con un tomate navarro con aceite de oliva, albahaca y salmuera. Hacía tiempo que no tomábamos un tomate con tanto sabor. Muy rico.


Tomate navarro con aceite, albahaca y salmuera: 6,75 euros



Después nos trajeron un plato fresquito y con una presentación bastante atractiva: pez mantequilla dentro de un coco, acompañado por agua de coco, ajo y jengibre. Una buena combinación de lo más refrescante.


Pez mantequilla con coco, ajo y jengibre: 9 euros



Terminamos las raciones saladas con un plato diez, burrata con buey de mar, mostaza, miel y sal cajún (hecha a base de una mezcla de especias). Viene todo preparado dentro del carro del buey excepto la sal que está a parte. Es un plato de los que sorprenden. Estaba exquisito. 




Burrata con buey de mar, mostaza, miel y sal cajún: 14 euros



Culminamos esta grata experiencia gastronómica con dos postres: frutos rojos con jugo concentrado de manzana (este jugo es ecológico y se utiliza para edulcorar como sustitutivo del azúcar) y flan de queso con dulce de leche al baño maría con arroz inflado. Nosotras comimos todo a la vez, mezclado, y nos encantó.




Frutos rojos con jugo concentrado de manzana y flan de queso con dulce de leche y arroz inflado


Fuimos dos y salimos a 24 euros por persona con cuatro refrescos.

Este pequeño espacio nos transportó durante dos horas a un mundo caótico, pero controlado, donde la diversión y el gusto por la gastronomía están asegurados. A gourmetsindas sólo nos queda decir, ¡bravo!




Sala de Despiece Gran Degustación

Calle Ponzano nº 11, Madrid

Precio medio por persona: 25-35 euros.

Aquí os dejamos su web y su facebook . Os avisamos de antemano que no admiten reservas.


0 comentarios:

Publicar un comentario