Desbloquea la contraseña y déjate sorprender

Esta semana repetimos de calle y es que Ponzano no deja de impresionarnos. Uno de los sitios que está contribuyendo a ello aportando un toque de originalidad y frescura, se llama La Contraseña. Su concepto y sus diferentes espacios no os dejarán indiferentes.

Ya desde fuera llama la atención de cualquiera, pero cuando entras y empiezas a descubrir sus secretos, te deja realmente fascinado. El nombre de Contraseña se lo pusieron por el concepto de ir desbloqueando puertas. Así que, ¡vamos a ello!



Exterior del local


Primero nos encontramos con la barra abierta a la calle. Cada detalle decorativo está cuidado al milímetro, desde las mesas, las sillas, las lámparas, o la pared de la derecha en la que se ve dibujado el número 6 en su versión original y en su versión invertida aludiendo al número de la calle en el que se encuentra y a su vez jugando con el número 69.



Zona de la barra


En esta zona se puede disfrutar de la carta de pinchos de autor todos a 3.50 euros. Cambian con frecuencia, normalmente de mes en mes. Si nadie te avisa, piensas que La Contraseña es sólo eso, la barra y un número reducido de mesas altas. Sin embargo, lo mejor está por venir.


Carta de Pinchos


La grandiosa puerta de madera recuperada que se encuentra a la izquierda de la barra puede ser traspasada por todo aquel que lo desee. Y ¡ta chan!, ahí tenéis la parte de la sala.


Puerta de madera recuperada traída de Gerona


La sala se divide en tres espacios. El primero está lleno de rincones que invitan a la intimidad, así como de mesas parisinas restauradas que son de lo más románticas. En su parte izquierda están las mesas altas, que no se reservan y en las que se puede pedir a la carta. Y en la parte derecha nos encontramos con el rincón que llaman "de los viajes" haciendo un guiño a lo mucho que viajan los socios del local. Esta zona de la sala tiene una calidez especial. Una vez más la decoración enamora, en especial sus lámparas.


Primer espacio de la sala


A continuación pasamos al ambiente para nosotras estrella, su patio acristalado. Tiene el don de transportarte a un mundo colonial, con sus bananeros naturales, el relajante sonido de su fuente, su suelo hidráulico y su excelente iluminación. 


Patio acristalado


Subiendo un par de escalones está la tercera parte que pertenece a la sala, lo que era la antigua vaqueriza. Contrasta con las otras dos, aportando un toque neoyorquino


Tercer espacio de la sala: antigua vaqueriza


Y por último está el gin bar en la entre planta superior. Es abierto, con unas vistas muy bonitas de la sala. En él hay una oferta de 16 ginebras distintas además de una carta de coctelería. Ideal para tomar la primera copa. La barra está hecha por hierro y los cristales típicos de las casas de nuestros abuelos, ¡es genial!


Gin Bar


Qué oferta de ambientes tan variada, ¿verdad? Pues la cosa no queda aquí. Si bajamos a la planta inferior nos encontramos con el secreto mejor guardado, El escondite. Si lo que quieres es privacidad absoluta y que te traten a cuerpo de rey éste es tu reservado. Está disponible para grupos a partir de ocho personas y en él se puede pedir a la carta o bien aquello que se te antoje (siempre previo aviso, claro). El camarero sólo entra cuando tú le llamas y si no quieres ser visto, tiene un acceso con ascensor privado para que no tengas que pasar por el restaurante.



Puerta de El Escondido


Nosotros estuvimos en una mesa en el patio y pedimos tres entrantes para compartir y un plato principal cada uno. La carta de la sala ofrece una cocina internacional de mercado  que se pretende cambiar cada tres meses aproximadamente. Tiene raciones para compartir, pesacados, carnes, pasta y arroz.


Carta de la sala


Comenzamos con los rollitos crujientes de capón gallego. Primero aconsejan probrarlos sin la salsa de soja para que puedas disfrutar de su sabor. Están muy buenos, para nuestro gusto mejor sin soja.



Rollitos crujientes de capón gallego, 8.50€


Después nos trajeron una burrata sobre un tartar de tomate muy rica y refrescante. Y terminamos los entrantes con los Huevos 63º con pisto manchego y aceite de trufa. Los huevos están escalfados, lo cual le da una textura diferente al plato. 


Burrata sobre tartar de tomate, 11.50€


Huevos 63º con pisto manchego y aceite de trufa, 10.50€


Seguimos con los platos principales. El primero, tallarines con verduritas salteadas y pollo de corral con aceite de sésamo. Un plato sano y sencillo que estaba rico. El pollo muy bien y la pasta en su punto.



Tallarines con verduritas salteadas con pollo de corral y aceite de sésamo, 10.50€

Los raviolis de boletus y pato con salsa cremosa de trufa estaban muy buenos. Además la medida es la adecuada.



Raviolis de boletus y pato con salsa cremosa de trufa, 15€


Apostamos también por el tartar de pez mantequilla, y no fallamos. Estaba muy rico. Viene acompañado de un arroz especiado y unos crackers finitos. La cantidad no es muy grande, pero merece la pena.



Tartar de pez mntequilla, 17€

Y por último fuimos a lo seguro, hamburguesa La Contraseña, con cebolla confitada, tomates secos, parmesano y rúcula. También muy buena. 


Hamburguesa La Contraseña, 12€

Apuestan por la calidad del producto. Prueba de ello es que el pescado es de Pescaderías Coruñesas y la carne de La Finca y Embajadores.


La carta de postres nos resultó bastante atractiva, así que pedimos para compartir tres de ellos. Primero las fresas estofadas con espuma de vainilla y reducción de Módena. ¡Buenísimas!



Fresas estofadas con espuma de vainilla y reducción de módena, 5.50€


Después vino la tarta de obleas. Nos gustó mucho.


Tarta de obleas, 5.50€


Y por último los brotes de brownie. La presentación es genial. Viene en una maceta y simula la tierra de la misma. Éste es más contundente que el resto. Estaba bueno, pero nos quedamos con las fresas estofadas.



Brotes de brownie, 5.50€


No nos podíamos ir sin probar dos de sus cócteles estrella, el Contraseña hecho con champán y unos ingredientes secretos, y el Vodka Fizz con vodka, lima, soda y clara de huevo. Nos gustó más el segundo. El primero nos lo esperábamos más dulce.



Cócteles La Contraseña y Vodka Fizz, ambos 8€

El restaurante es rompedor por su decoración, su concepto de espacios multidisciplinares y los productos de calidad. Los encargados de conseguir este resultado es de todo el equipo que lo conforma donde destaca el arquitecto Álvaro Oliver Bultó socio y encargado de la decoración y el chef Javier Castillo Lamamie con una consagrada trayectoria a su espalda en restaurantes como Akelarre, Kokotxa (1 estrella Michelín), o el Hotel Bristol de Paris con Eric Frechon (3 estrellas Michelín), entre muchos otros.

El trato fue estupendo en todo momento, tanto de los camareros como de Axel, uno de los socios, que nos dedicó gran parte de su tiempo.

Fuimos cuatro personas y salimos a 40 euros por cabeza, con una botella de vino, cuatro cervezas y un  agua. La carta de vinos está bien en cuanto a calidad, aunque si os animáis con una botella os subirá la cuenta final. 

Con poco más de un mes de vida La Contraseña comienza a instalarse en la lista de imprescindibles de la capital. Desde gourmetsindas os animamos a todos a que os paséis a conocerlo.





Por cierto, en unas dos semanas aproximadamente van a empezar a dar un brunch con dj por unos 25-30 euros por persona, con botellas de champán a 25 euros. La diversión está asegurada. Y esperemos que en no mucho tiempo, puedan desvelar otro de sus secretos mejor guardados... Os dejamos con la intriga ;)


La Contraseña

Calle Ponzano, nº 6, Madrid

Precio medio por persona: 30-40 euros

Aquí os dejamos su twitter, su facebook y su página web

Tienen parking a disposición de los clientes.

Horario ininterrumpido: de 11.00-1.30 de lunes a miércoles, hasta las 2.30 de jueves a sábado y los domingos hasta las 00.30





2 comentarios:

  1. deseando ir desde hace tiempo!
    os dejo mi blog por si os gusta www.lecrazyplace.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olivia, no dejes de ir porque merece la pena conocerlo. Por cierto, muy chulo tu blog. ¡Enhorabuena! ;)

      Eliminar