Buenas raciones + buen precio + personal agradable = Lugar idóneo para una reunión de amigos  

Cuando por casualidad quedas para comer en una zona que no dominas y te dicen "vamos dónde digáis que para eso tenéis el blog de gourmentsindas" siempre es un alivio recordar aquel  sitio que te recomendaron en esa misma calle. Esto es lo que nos pasó con Baralloco, un bar recogido, familiar y con una buena carta, ideal para ir a picar con amigos.

Imagen del exterior 

El local es pequeñito, pero está muy mono puesto. Tiene dos  ambientes. En el primero está la barra y a su derecha una zona con pocas mesas en las que sentarse a comer. La segunda es una estancia muy acogedora con mesas altas perfectas para tomarse algo de una manera más desenfada. Tiene una especie de mural hecho con corchos de vino muy original.

Barra, piparras y barriles de cerveza Estrella Galicia

Ambientes del restaurante
La carta tiene bastante variedad de raciones aunque también tienen buenas carnes como plato principal. Nosotras nos decantamos por pedir todo para compartir. Comenzamos con una de nuestras debilidades, las croquetas. Pedimos de dos tipos: boletus y chipirones. Estaban las dos buenísimas, pero las de chipirones eran espectaculares.


Croquetas de chipirones y de boletus
Seguimos con una ensalada de queso de cabra con endivias caramelizadas. Más que una ensalada para pinchar está hecha para untar con las tostas  que ponen alrededor. La textura de las endivias a penas se notaba pero la combinación de sabores estaba rica.




Ensalada de cabra con endivias caramelizadas


Después nos trajeron unos mejillones de roca a las finas hierbas. Estaban sabrosos y la salsa nos gustó. También los hacen picantes.



Mejillones de roca a las finas hierbas



El siguiente fue el plato estrella por su sabor y por su originalidad: tortilla de pulpo. Es una de las especialidades de la casa y está buenísima.




Tortilla de pulpo
Finalizamos las raciones con dos hamburguesitas de buey muy coloridas: Una con foie y cebolla caramelizada, y la otra con baicon y huevo. Las dos muy ricas. El pan, a pesar del color, no tiene un sabor diferente. 



Mini hamburguesas de colores de foie y cebolla caramelizada, y de bacon y huevo
Comenzamos con una de nuestras debilidades y terminamos con otra: tarta de queso casera. No fallamos al pedirla, estaba realmente buena.


Tarta de queso casera




Aunque cuando llegamos quedaba poco para que cerraran la cocina, en ningún momento nos metieron prisa y el trato del personal fue genial. Estuvieron atentos en todo momento, nos recomendaron y no explicaron todo lo que pedimos.

Fuimos cuatro personas y salimos a 25 euros por persona con dos cervezas, siete copas de vino y un café.

Un sitio al que fuimos por las coincidencias de la vida y al que sin duda volveremos. 

Baralloco

Calle Costa Rica, nº 24, Madrid.

Precio medio por persona: 15-30 euros

Aquí os dejamos su web y su facebook.



0 comentarios:

Publicar un comentario