Luz y toques internacionales 


Junto a la Moraleja, en El Encinar de los Reyes encontramos este restaurante peculiar y con mucho encanto: La Cabaña Marconi. Se encuentra ubicado dentro del club deportivo El Encinar, en sus jardines.

Exterior de La Cabaña Marconi


La distribución y los distintos ambientes del local lo hacen muy acogedor. La decoración nos encantó. Nada más entrar está de frente la barra junto con un rinconcito muy mono formado por unos sofás a modo de salita de estar con algún que otro elemento decorativo que aportan un toque de calidez.


Zona de la barra


A la derecha encontramos el comedor divido en dos estancias. La primera sería la parte techada al estilo tradicional con paredes azules y lámparas con luz tenue que le aportan un cierto estilo marinero. Hay librerías iluminadas a ambos lados y elementos decorativos surferos.

Parte del comedor cubierta

A continuación se encuentra la parte acristalada a modo de invernadero. ¡Es genial! Hay luz por todas partes, lo cual le da mucha alegría. Tiene mesas bajas y mesas altas. Y hay una chimenea que separa los dos ambientes. Esto le hace muy acogedor y hogareño.

Parte del comedor acristalada

La carta del restaurante es muy peculiar. Tiene platos con esencia sueca, italiana y también tiene mariscos.





Carta

Te ponen una cestita con distintos tipos de pan. El mejor uno al estilo italiano que parece un craker

Cesta de pan










Pedimos un entrante y dos segundos a compartir. El entrante elegido fue una burrata al pesto con una cama de tomate. La burrata es ese queso italiano que por fuera es parecida al queso fresco y por dentro es cremoso. Estaba muy buena, cremosa, suave y refrescante.


Burrata con pesto 15€

Los segundos fueron un salmón al vapor con salsa escandinava y unas albóndigas suecas. El salmón tenía una textura suave y estaba muy sabroso. La salsa escandinava es muy simple, está hecha con mahonesa y pepinillos, pero la combinación con el salmón estaba muy rica.



Salmón al vapor con salsa escandinava 15€

Las albóndigas suecas son más o menos como las nuestras, pero en lugar de ir con salsa, las ponen con una salsa de mostaza al lado, una mermelada de frambuesa y puré de patata casero. La mezcla de todos los ingredientes estaba realmente buena.



Albóndigas suecas 11€



Tenemos que añadir que era la segunda vez que íbamos, por lo que podemos remendaros dos platos más que este día no pedimos,  que son el roast beef y el escalope milanesa.



Como nos gusta cerrar las comidas con dulce, pedimos dos postres caseros. Una tarta de queso y un mousse de limón. La tarta es un poco al estilo americano, con base de galleta gruesa, aunque es contundente no resulta demasiado pesada. Si os gusta la tarta de queso de este estilo tenéis que pedirla.

Tarta de queso 5€

El mousse de limón fue recomendación de la casa y la verdad es que dieron en el clavo. Estaba suave y cremoso. Rico, rico. Las tejas de acompañamiento también nos gustaron.



Mousse de limón 4€

Estuvimos muy a gusto durante toda la comida. Los camareros son muy amables y atentos. 



Fuimos dos y salimos a 35 euros por persona con dos copas de vino, una cerveza, una botella de agua y dos cafés. Un poquito más caro de lo que os tenemos acostumbrados, pero está bien pagado.


Gourmetsindas os recomienda descubrir este restaurante. Pasaréis una velada relajada en un entorno muy bonito. Además en verano abren los cristales y es muy agradable.




Cabaña Marconi

Camino del Cura, nº 233. El Encinar de los Reyes, Madrid.

Precio medio por persona: 20-30 euros

Aquí os dejamos su web y su facebook.

0 comentarios:

Publicar un comentario