Apuesta original y atrevida de referencias asiáticas y españolas


La premisa de nuestras recomendaciones es descubrir lugares nuevos, cargados de ilusión, creatividad y pasión por la gastronomía. Por esa razón, cuando en nuestra reciente visita a La Candela Restó Samy nos habló de Nakeima ¡no dudamos en acercarnos! Se trata de un lugar de cocina asiática con referencias españolas. A primera vista no deja indiferente a nadie, formado por una barra y unos cuantos taburetes, el ambiente se mueve a ritmo de jazz y funk. De momento cuentan con la planta baja, pero por poco tiempo porque a partir de mediados de enero abren la planta superior, un espacio para tan sólo 16 comensales, donde se podrán degustar dos menús.


La carta la encontramos escrita en la pared, renovada cada poco tiempo, está repleta de propuestas originales llenas de sabor. Todas la creaciones son de Gonzalo y Luis: socios y cocineros de Nakeima, salidos de los fogones de Nikkei 225 entre otros. En esta labor cuentan con el apoyo de Roberto, quien también ha trabajado en restaurantes orientales. Los platos son presentados y explicados a cada uno de los clientes, creando un trato cercano. 

Desde el principio nos dejamos aconsejar, para abrir boca, con las copas de vino nos sirvieron un aperitivo de pan de algas con shichimi, un condimento típico de la cocina japonesa que consiste en una mezcla de especias. Mucho más bueno y ligero que el conocido pan de gambas.

Pan de algas

Comenzamos con un tataki de pez mantequilla marinado en miso y con un golpe de wok, acompañado por huevas de pez volador. Un plato muy jugoso y con sabor diferente por el toque ahumado que le da el wok.

Tataki de pez mantequilla, 7.80 euros
Continuamos con dos variedades de niguiris: de gamba al ajillo con aceite de ajo y guindilla, mahonesa y ajo frito. Y otro de panceta ibérica ahumada con picada de tomate verde, cebolla y cilantro. Los dos estaban buenísimos, una adaptación española de un plato típico japonés con un resultado original y divertido. 

Niguiris ibéricos, 8.55 euros. Niguirs de gambas al ajillo, 8.10 euros

Seguimos con unos  dim sum de cerdo y cebolla y unos siu mai de papada de cerdo. La masa también está hecha por ellos, fina y suave. Nuestros preferidos fueron los primeros, ¡brutales!

Dim Sum de cerdo y cebolla, 5.70 euros. Siu Mai de papada 4.50 euros
Lo siguiente que probamos fueron unos rollitos de primavera con repollo, tofu frito, col y cebolla china, brotes de soja, hierbabuena, cilantro y… unos ingredientes secretos. Muy crujientes y nada grasientos, la hierbabuena les daba un toque refrescante.

Rollitos de primavera, 4 euros
¡Terminamos con un palo! Se trata de un yakitori de pollo, que lleva entre otras muchas cosas una mahonesa de ají amarillo y cacahuetes picados. Viene presentado en un tallo de lemon grass, otro punto original, que hace que se diferencie de todos los yakitoris que habíamos probado. Muy rico.

Dos "palos", 7 euros
Estábamos bastante llenas, pero no podíamos irnos sin propar la tarta de queso… es superior a nosotras. Como su propio nombre indica, cheesecake in your face, te lo preparan delante tuya. Tiene una base de galleta con mantequilla tostada, mousse de queso con cinco tipos de pimienta y mermelada de frambuesa con vino tinto. Es un postre para los que no son muy golosos porque la pimienta deja un punto final salado, sorprendente, muy bueno.
Cheesecake in your face, 4.50 euros
Como os contábamos al principio, apostamos por las nuevas creaciones llevadas a cabo con mimo y Nakeima es una de ellas. Con pocos meses de vida ha conseguido ser una de las revelaciones del año. Una apuesta original y atrevida llevada a cabo con esfuerzo e ilusión que transmiten en cada uno de sus platos. Su comida es de sobresaliente, pero el local es un tanto incómodo. ¡Estamos desando volver cuando abran la parte de arriba!

Fuimos tres y pagamos 20 euros por persona


Nakeima

Calle Menéndez Valdés, 54. Madrid

Precio medio por persona: 20-25 euros

Aquí os dejamos su Facebook y twitter

0 comentarios:

Publicar un comentario