Un fast good de revista

En el corazón del barrio de Salamanca encontramos un acogedor local donde disfrutar de una comida rápida, sana y de calidad mientras ojeas alguna de sus múltiples revistas. Un concepto perfecto para desconectar del estrés del trabajo. Lo mejor de todo, su horario, ininterrumpido de 9.30 de la mañana a 10 de la noche de lunes a viernes y de 12 de la mañana a 10 de la noche los sábados. Se puede comer a cualquier hora.

Exterior de Magasand

El local tiene un aire muy cosmopolita, fresco y apetecible. Está dividido en dos alturas. En la parte superior se encuentra el mostrador, una pequeña barra, la cocina y unas mesas donde sentarse a comer.

Planta superior


Si hay algo que llama la atención son las frutas naturales colocadas como si de una frutería se tratase, éstas son las que utilizan para hacer los smoothies.

Mostrador de fruta

Al final de la planta se encuentra la cocina. En ella se pueden apreciar los diferentes tipos de panes con los que elaboran los sandwiches.

Cocina con los distintos tipos de panes

La planta inferior es más íntima. Tiene pequeños rinconcitos de mesas bajas y sofás, además de una mesa corrida muy campestre.


Planta inferior

Es aquí donde se encuentra la colección de revistas en todo su esplendor expuestas a modo de biblioteca. Hay dos "bibliotecas", la infantil y la de adultos. Esto nos encantó ya que si vas con niños te permite que estén entretenidos.

Bibliotecas

¡Por fin llega la hora de contaros qué comimos! Primero decidimos probar el sandwich Nomanches, hecho con pollo en salsa chiplote, queso havarty, aguacate, tomate, espinacas y pan polar de centeno. Te lo sirven calentito y está realmente bueno. Tiene un sutil toque picante que le va muy bien. Contiene muchos ingredientes y puede parecer muy contundente, pero para nada, todos ellos combinan a la perfección, no resulta nada pesado.

Sandwich Nomanches de pollo

Después nos decantamos por algo más fresquito, una ensalada de salmón con rúcula, mozzarella, avellanas, granada y aliño de miel. Estaba buena, pero para nuestro gusto quizá tenía demasiado aliño.

Ensalada de salmón

Para terminar con lo salado quisimos transportarnos a Estados Unidos con un beigel, el Manhattan. Tenía pastrami, queso de cabra, mezclum y cebolla caramelizada. También lo ponen caliente, ¡elegimos bien porque estaba riquísimo!

Beigel Manhattan


Aunque ya estábamos un poco llenas, no podíamos irnos sin probar sus smoothies naturales ni la tarta de queso, de la que somos fans.

Smoothie y tarta de queso

Nos decantamos por el smoothie de fresa, kiwi y plátano. Nos recordó un poco a la papilla de frutas de los bebés, pero mucho más ligera. Muy bueno.

Smoothie

La tarta de queso estaba rica. Tiende más a la típica versión americana. ¡La galleta estaba muy buena! Era densa, pero aún así nos gustó. 

Tarta de queso

La atención de los camareros fue muy amable y rápida. Pasamos un ratito agradable por 15 euros cada una.

Un punto a destacar y agradecer es que todo es casero y con productos ecológicos. Por cierto, tienen una terraza muy chula, surtida de mantas para aguantar el invierno, ideal para aquellos que prefieran disfrutar al aire libre.

Terraza de Magasand

Desde luego un sitio recomendable tanto si quieres comer rápido y de forma sana o si lo que prefieres es algo más relajado
para poder leer o charlar. Se puede disfrutar de estos riquísimos sandwiches en dos locales en Madrid, el otro se encuentra en Malasaña.

Magasand 

Calle Columela nº5, Madrid. Barrio de Salamanca
Travesía de San Meteo nº16, Madrid. Malasaña

Precio medio por persona: 10-15 euros 

Aquí os dejamos su web, facebook y twitter

0 comentarios:

Publicar un comentario