La tradición cocinada a fuego lento. Platos de cuchara para sentirte como en casa

La riqueza gastronómica de nuestro país ha hecho que inauguremos nuestro blog con uno de los referentes: La cocina vasca. Por ello hemos elegido un restaurante bajo esa denominación, que destacase por el producto de calidad, un chef con talento y un entorno acogedor: La Taberna Marcano, en la calle Menorca, 19 en el barrio de Retiro. 

Cocina vista de la Taberna Marcano

Se trata de un pequeño local con toques modernos distribuido en dos alturas. La parte de arriba es más informal, con mesas altas y taburetes. Este espacio es perfecto para disfrutar de sus platos en un ambiente distendido con amigos. 


Barra para tapear en la planta superior
                                                                             
Zona de mesas altas con taburetes vintage en la primera planta

La planta baja es una zona más privada, con pocas mesas, ideal para probar su oferta gastronómica en pareja o en familia de una forma relajada.

Planta baja, ideal para una buena sobremesa

Con poco más de un año de vida la Taberna Marcano se ha convertido en un lugar recomendable para degustar una carta no muy extensa pero cargada de buenas propuestas y productos de temporada, así como de un menú ofrecido de lunes a viernes que incluye bebida, dos aperitivos, un plato de cuchara, postre o café. Todo por 16,50 euros. 


Menú del día



David Marcano, chef y dueño del restaurante nos recomendó pedir tres medias raciones y después uno de los guisos del día, que os contamos más abajo. 


Nada más llegar, nos sirvieron unas aceitunas que aliñan ellos mismos. De gran tamaño y sabor suave. El bocado perfecto para comenzar. 

Aceitunas caseras

Continuamos con otro aperitivo de la casa, esta vez más elaborado. Se trataba de una gamba blanca a baja temperatura sobre una gelatina de tomate acompañada de una salsa de soja y yuzu, un cítrico japonés. Un plato arriesgado para la gente que no le guste el marisco prácticamente crudo. Puede que no les convenza. Sin embargo, la combinación de la gelatina de tomate y este cítrico aportaban frescura al plato, consiguiendo un resultado equilibrado.

Gamba blanca con toques creativos

El primer plato fueron unas anchoas en salazón casero, acompañadas de tomate rallado y mousse de aguacate, para tomar con pan tostado recién hecho. El único "pero" fue que el tomate camuflaba el sabor de las anchoas, que por cierto, tenían una textura espectacular, ¡muy limpias y tiernas! 

Anchoas en salazón casero

La siguiente media ración que probamos fue un tartar de atún, presentado con un mousse de aguacate, huevas de arenque y trocitos de alga nori, la utilizada para los conocidos makis japoneses. Hay que destacar el corte del atún, que al ser laminado, le aportaba una textura muy suave y sabrosa. ¡Estaba realmente bueno!

Tartar de atún con esencia japonesa

Finalizamos las medias raciones con el que para nosotras fue el plato estrella, un ragut de setas de temporada. Tenía cinco variedades de hongos, chalotas, manteca de trufa y yema de huevo de corral crudo. La combinación era muy rica y el punto de cocción de las setas inmejorable. Cocinan cada clase por separado para respetar mejor las características de cada una de ellas. El toque de la manteca de trufa y la yema de huevo le daban un sabor muy característico. 


Ragut de setas de temporada

Para terminar, probamos lo que hace diferente a esta taberna, los platos de cuchara. Nos recordaron a esos pucheros que nuestras abuelas nos hacían los fines de semana, platos con personalidad y muchas horas de dedicación detrás. En nuestro caso, elegimos los judiones de Sanabria. Antes de servirlos, nos trajeron un plato con tocino ibérico, piparras, sal de ajo y cebolleta. Unos ingredientes que casaban muy bien con los judiones. Como podéis intuir en la foto... fueron el cierre perfecto.


Presentación del plato de cuchara
Judiones de Sanabria

Después de esta comilona no pudimos con el postre, pero tenemos pendiente la próxima vez probar su arroz con leche, hecho por un auténtico asturiano.

La atención en todo momento fue agradable y cercana. David Marcano, con una gran experiencia a su espalda en restaurantes como Arzak y Goizeko Wellington, sabe cuidar a los clientes, explicándoles cada plato y estando atento a sus reacciones. 

La comida más cinco copas de vino fueron 30 euros por persona. Salimos satisfechas, tanto por la comida como por la atención. Podemos decir que gourmetsindas os lo recomienda. 






Taberna Marcano

Calle Menorca, 19. Madrid


914093642


Precio medio por persona: 25-30 euros


Os dejamos su Facebook y Twitter






4 comentarios:

  1. Bienvenida esta nueva voz de gente con ilusión +ganas de currar y con buen paladar suerte y ¡¡¡¡¡ mucha mierda¡¡¡¡ t

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!!Ilusión y ganas de currar no nos faltan, pero buen paladar…ya se verá ;)

    ResponderEliminar
  3. !! Enhorabuena chicas, buen trabajo........................seguir así !!

    ResponderEliminar
  4. Muy buena pinta.. las fotos invitan a comerse todos los platos...

    ResponderEliminar